Entradas

Hola, si llegaste hasta aquí, se bienvenido.


En este blog encontrarás pequeños vuelos poéticos que surgen día a día y que por motivos distintos se alejan y nunca ven la luz, son pequeños poemas o reflexiones que guardaré para el recuerdo  y deleite de quienes los descubran y tengan el gusto de acercarse a ellos.



El Poeta 


Cada vez que cierro los ojos aparece la noche profunda y a la luz de la bella luna se derrama en poesía toda mi fortuna. Agapxis

Resistir.

Imagen
Resistir
                 La metralla viene demasiado esparcida, por mis riveras el miedo se esparce, asunción de dolor.
Ella es tan bella… me refiero a su corazón, los estambres de la vida se estimulan sextantes menguantes sin ángulos ni divisor, bifurcada pluma su blanca flor dos gramos de heroína estalactitas de dolor, se llevan la vida marchita flor
Resistir un deber que nubla el sol.

Puedo.

Imagen
Puedo hablar de amor inyectándome ironía en las venas, puedo ser el autor de una oda embriagada de penas, o pincelar alegrías desde un mismo cáliz amargo, beber frutos ocultos néctares exóticos a efímeros tragos, y ver la luz en los ojos de tus gestos misteriosos.
Puedo reír rodeando un grito mientras a flor de piel mi alma se eleva tres pies por encima de muestra cama, para capturar tu sonrisa en la gota de tinta que ilumina el escrito.
Puedo encerrar los ritmos en un trance y escribir en las alas de este hombre un verso sonoro y cristalino que busque la libertad jugando con el destino.
Puedo asaltar tu cuerpo como poderoso soldado, imaginar batallas en campos abiertos que a los vencidos les parecen desiertos, puedo palpar montes divinos ardientes volcanes perfectos y desearte entre la luz de los reflejos que huyen de una copa de vino.
Puedo verte en la noche, decir tu oración, conversar con las estrellas y morir en el aroma de una flor, mientras escucho una canción.
Puedo deshacer el frío hielo de un invierno colgado …

Otra vez amar.

Imagen
¿Aprenderías a amar otra vez conmigo? desvaneciendo las milongas y los brotes de tormentas que nos calaron de la medula al ombligo. A dejar las noches troqueladas de silencios, perderse sin navegantes estelas en las acrisoladas espumas de un rio de silencios quebrados.
¿Aprenderías a amar otra vez conmigo? a hacer angostos los espacios que nos mantienen alejados de la caricias, el beso y el suspiro, a juntar las manos con los dedos apretados, mientras las miradas son vetas de fuegos desvistiendo las estrellas.
Y qué me dices, de nublar la cordura, de juntar la saliva hasta la locura, de volver a tener ansiedad, de desterrar de nuestros cuerpos la soledad, asfixiar hasta el final las nostalgias que nos lastran el amor, olvidar al final de la cama las letanías que nos envenenan de cicuta y resquemor
¿Aprenderías a amar otra vez conmigo? sin barrera ni limite que el cuerpo no necesite,  pero sobre todo con amor.






Seguidores

Subir